Guía básica para cambiar un neumático de forma segura y sencilla

Hay quienes llevan años manejando vehículos y lo más probable es que cambiar un neumático sea un trámite que ni siquiera necesita explicación. No obstante, hay otros que por primera vez tienen acceso a un auto y todo es un desafío. Si ese es tu caso te invitamos a revisar esta guía para “cambiar una rueda” de forma sencilla y segura.

Manejar un vehículo requiere de distintos conocimientos para evitar accidentes durante la marcha y uno de los más básicos, pero no necesariamente más internalizado por los conductores, es cambiar un neumático cuando este se pincha. Y es que por más caro o barato que sea el auto siempre está el riesgo de dañar una rueda y de ahí la necesidad de conocer los pasos básicos para reemplazarla de una forma segura y eficiente.

Cómo cambiar un neumático pinchado

Todo lo necesario: De lo primero que hay que asegurarse es de tener todos los implementos para llevar a cabo la labor de cambiar el neumático, partiendo por la rueda de repuesto que debe estar en buen estado. En esta lista entran además la popular “gata”, llaves para soltar y apretar los pernos (incluyendo las tuercas de seguridad si amerita el caso), triángulos de emergencia y topes.

Ojo a la seguridad: Con todas las herramientas disponibles en el auto, el siguiente paso es cambiar la rueda procurando tener las máximas condiciones de seguridad evitando por ejemplo realizar la acción en una avenida de alto flujo vehicular, en una pendiente o en un terreno irregular que dificulte el uso de las herramientas. Lo mejor para estos casos es buscar un sitio seguro con una superficie firme y plana en la cual sostener la gata ya sea mecánica o hidráulica. Una vez escogido el lugar es necesario avisar al resto de conductores instalando los triángulos de seguridad.

Tener el motor apagado: La operación del cambio de neumático debe realizarse con el motor apagado y el vehículo deberá tener el freno de mano puesto y, para mayor seguridad, con topes en las ruedas contrarias para mantener el auto estático.

Aflojar los pernos: El siguiente paso y uno de los más importantes es que los pernos o tuercas de la rueda deben aflojarse únicamente con el vehículo en el suelo apoyado sobre la superficie firme antes de usar la gata.

Ahora se instala la gata: Una vez aflojados los pernos o tuercas de la rueda, es el momento de instalar la gata que debe ser posicionada sólo en los puntos de apoyo establecidos por el fabricante del auto con el fin de evitar daños en el vehículo o que se desestabilice estando ya levantado. Para conocer estos puntos puedes ver el manual del propietario.

Levantar el vehículo con precaución: Luego del paso anterior se puede levantar el vehículo. La altura deberá ser la suficiente para sacar sin problemas la rueda dañada e instalar la de repuesto. Se debe considerar que en ocasiones es necesario levantar un poco más el auto, ya que al estar inflada la rueda de repuesto es “más grande” que la llanta desinflada.

Desmontar y montar: Una vez montada la rueda de repuesto se aconseja volver a instalar las tuercas o pernos sin ejercer mucha presión pero procurando el calce de la montura del centro de la llanta con el eje del automóvil.

Bajar y apretar: Posteriormente se procede a bajar el vehículo y dar el par de apriete final a las tuercas o pernos de la rueda, de la misma forma en la que se vienen apretando, cruzado. Finalmente se debe retirar la gata y los triángulos de seguridad y luego reparar el neumático pinchado en una vulcanización o servició técnico más cercano. Expertos explican que después de arreglar la rueda se debe regresar a su posición, guardando la de repuesto, especialmente si es de las llamadas “de carretilla” (más pequeñas que la original).

¿Tú que opinas? Esperamos tus comentarios.
Fuente: Emol.com

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 0 Promedio: 0]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *