Cuándo se debe cambiar un neumático y cómo elegir la mejor opción para tu auto

La adherencia a distintos tipos de suelo es el principal atributo de un buen neumático según los expertos y es uno de los aspectos fundamentales a la hora de evitar accidentes durante la conducción.

Uno de los elementos de seguridad fundamentales a la hora de conducir un vehículo y que deben estar en óptimas condiciones son los neumáticos, los que de no tener una adecuada mantención pueden convertirse en el mayor riesgo de sufrir un accidente. De ahí la importancia de tener los conocimientos necesarios en cuanto al desgaste, cómo cambiarlos y tener claro cuál es el neumático ideal para cada auto.

En ese sentido Rubén Méndez, Gerente de Marketing y Ventas de Movicenter, destaca que “para entender cuál es la importancia de los neumáticos en un automóvil hay que centrarse en el principal atributo: La adherencia a distintos tipos de suelo. Esto permite tres grandes beneficios como son que la energía del motor de un automóvil se transforme en movimiento; que la potencia de frenado evite un accidente y que el consumo de combustible sea el óptimo”.

De la misma forma la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset) explica que para que el neumático tenga un frenado, agarre y direccionalidad ideal, los surcos de rodamiento deben tener una profundidad mínima aconsejable de 3mm.

Por otro lado la profundidad mínima permitida por la ley es de 1,6 mm, pero los expertos siempre recomiendan tener una mayor cantidad de profundidad para evitar accidentes durante la marcha, sobre todo en piso mojado.

Es por esa razón que el desgaste de los neumáticos se debe revisar de forma constante y también se debe tener en cuenta que “el desgaste irregular de los neumáticos se puede deber a problemas de alineamiento, amortiguación o que no tienen la presión adecuada”, indica Conaset.

Otro punto que no se puede dejar pasar es la presión de los neumáticos, la cual siempre debe estar en el nivel indicado por el fabricante. En este caso el aire se debe chequear con los neumáticos en frío.

Finalmente Conaset recuerda llevar una rueda de repuesto en buen estado y con una presión superior a la indicada por el fabricante ya que el aire se va perdiendo con el paso del tiempo.

Cuándo y cómo se reemplaza el neumático

De no contar con estas medidas mínimas de seguridad es necesario reemplazar el neumático y en esos casos también hay que tener claro cuál es el indicado para los distintos tipos de vehículos y terrenos.

“Es muy importante tomar en cuenta el tipo de camino por el cual se va a utilizar habitualmente el vehículo. En la ciudad, en caminos rurales o lugares donde llueve mucho o se forma hielo. Por ejemplo un neumático elaborado para caminos de tierra utilizados en la ciudad, lo más probable es que se sienta duro, produzca mucho ruido y se desgaste más de lo necesario, además de provocar que el rendimiento en combustible no sea el óptimo”, explica Méndez.

Justamente la empresa posee un cotizador web para hacer la búsqueda de neumáticos más accesible al cliente y así lo recalcó Méndez, señalando que “considerando que cada neumático tiene una medida precisa para cada modelo de automóvil, basta con ingresar estas medidas (Ancho/Perfil/Aro) en: https://movicenter.cl/neumaticos/ para que se muestren las distintas opciones y sus valores referenciales (porque podría haber ofertas si se compran dos o cuatro unidades). Se completa un breve formulario y prontamente alguna de las cuatro tiendas de neumáticos presentes en La Ciudad del Automóvil tomarán contacto para entregar sus mejores propuestas”.

Pero además la empresa cuenta con un servicio presencial para realizar el cambio de neumático y “contamos con excelentes tiendas que tienen una amplia variedad de neumáticos, la maquinaria, tecnología y el mejor personal para realizar el cambio con toda seguridad en un ambiente limpio, cómodo y seguro”.

Cómo cambiar un neumático pinchado

Todo lo necesario: De lo primero que hay que asegurarse es de tener todos los implementos para llevar a cabo la labor de cambiar el neumático, partiendo por la rueda de repuesto que debe estar en buen estado. En esta lista entran además la popular “gata”, llaves para soltar y apretar los pernos (incluyendo las tuercas de seguridad si amerita el caso), triángulos de emergencia y topes.

Ojo a la seguridad: Con todas las herramientas disponibles en el auto, el siguiente paso es cambiar la rueda procurando tener las máximas condiciones de seguridad evitando por ejemplo realizar la acción en una avenida de alto flujo vehicular, en una pendiente o en un terreno irregular que dificulte el uso de las herramientas. Lo mejor para estos casos es buscar un sitio seguro con una superficie firme y plana en la cual sostener la gata ya sea mecánica o hidráulica. Una vez escogido el lugar es necesario avisar al resto de conductores instalando los triángulos de seguridad.

Tener el motor apagado: La operación del cambio de neumático debe realizarse con el motor apagado y el vehículo deberá tener el freno de mano puesto y, para mayor seguridad, con topes en las ruedas contrarias para mantener el auto estático.

Aflojar los pernos: El siguiente paso y uno de los más importantes es que los pernos o tuercas de la rueda deben aflojarse únicamente con el vehículo en el suelo apoyado sobre la superficie firme antes de usar la gata.

Ahora se instala la gata: Una vez aflojados los pernos o tuercas de la rueda, es el momento de instalar la gata que debe ser posicionada sólo en los puntos de apoyo establecidos por el fabricante del auto con el fin de evitar daños en el vehículo o que se desestabilice estando ya levantado. Para conocer estos puntos puedes ver el manual del propietario.

Levantar el vehículo con precaución: Luego del paso anterior se puede levantar el vehículo. La altura deberá ser la suficiente para sacar sin problemas la rueda dañada e instalar la de repuesto. Se debe considerar que en ocasiones es necesario levantar un poco más el auto, ya que al estar inflada la rueda de repuesto es “más grande” que la llanta desinflada.

Desmontar y montar: Una vez montada la rueda de repuesto se aconseja volver a instalar las tuercas o pernos sin ejercer mucha presión pero procurando el calce de la montura del centro de la llanta con el eje del automóvil.

Bajar y apretar: Posteriormente se procede a bajar el vehículo y dar el par de apriete final a las tuercas o pernos de la rueda, de la misma forma en la que se vienen apretando, cruzado. Finalmente se debe retirar la gata y los triángulos de seguridad y luego reparar el neumático pinchado en una vulcanización o servició técnico más cercano. Expertos explican que después de arreglar la rueda se debe regresar a su posición, guardando la de repuesto, especialmente si es de las llamadas “de carretilla” (más pequeñas que la original).

¿Tú que opinas? Esperamos tus comentarios.
Fuente: Emol.com

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 0 Promedio: 0]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *