Seguridad: ABS y ESP serán obligatorios en Chile a partir del 2020 y 2021 respectivamente

5 / 100 SEO Score

En nuestro país, las exigencias de mecanismos de seguridad mínima para poder homologar un vehículo liviano, estaban al debe hace bastante tiempo. Y algo que muchos estábamos esperando, es comenzar a exigir como norma algunos mecanismos de seguridad activa que ya son parte obligatoria en muchos otros mercados mundiales.

Pero por fin esto ya tiene fecha de termino, ya que el pasado miércoles 3 de octubre fue publicado en el diario oficial, el decreto que obligará a que todos los vehículos livianos que sean homologados en Chile, deban contar con sistema de frenos ABS (a partir del 3 de octubre del 2020) y control de estabilidad ESP (a partir del 3 de octubre del 2021), esto para los vehículos nuevos homologados y un año después para todos los modelos a la venta en el mercado.

Esto según lo que fue publicado: “Decreto número 137, de 2017.- Modifica decreto N° 26, de 2000, en el sentido de disponer la obligatoriedad de contar con sistema antibloqueo de frenos y programa electrónico de estabilidad en vehículos livianos. Resolución exenta número 1.953, de 2018.- Complementa resolución Nº 1.289 exenta, de 2018″. Diario oficial del 3 de octubre de 2018. 

Y como siempre es mejor tarde que nunca, esto significa una excelente noticia para los usuarios de todos los segmentos, especialmente los modelos más económicos, ya que implicará una mejora en los sistemas de seguridad activa, y que posiblemente también ayude a la proliferación de más elementos de seguridad activa ligados con estos sistemas básicos, como el ABS y ESP.

El sistema de frenos antibloqueo ABS, si bien tuvo muchos precursores a lo largo de la historia, fue oficialmente introducido a un modelo de serie en el año 1978, de la mano de Bosch y Mercedes Benz, en el serie S, el que comenzó lentamente a aparecer en otras marcas y modelos. Este sistema utiliza sensores en las ruedas, que detectan un bloqueo en caso de frenado brusco, permiten desbloquear y mejorar las distancias de frenado, pero sobretodo, mantener la direccionalidad en caso de frenado brusco. 

Por otro lado, el ESP o control electrónico de estabilidad como sus siglas en ingles, utilizando los mismos sensores del ABS, en conjunto con otros más, permite mediante la aplicación diferenciada de fuerza de frenado de las ruedas, controlar el movimiento del vehículo, siempre y cuando esto sea posible por los límites de adherencia de los neumáticos, del camino y de los componentes del vehículo. 

¿Tú que opinas? Esperamos tus comentarios.
Fuente: Rutamotor.com

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 0 Promedio: 0]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *